Trabajo

Lesiones de pie y tobillo

El pie juega un papel clave para la salud y bienestar cotidianos, como soporte de nuestra estructura corporal y base del equilibrio y función motora.

El esguince o torcedura es una de las lesiones deportivas más frecuentes. Se produce cuando se realiza un movimiento que daña las cápsulas y los ligamentos de una articulación.

La articulación que se ve afectada por un esguince sigue pudiendo realizar esfuerzos, pero duele y su función se ve muy limitada. La articulación se suele inflamar con el esguince y además se suele presentar un hematoma.

La deformidad adquirida del antepié del adulto es una enfermedad muy prevalente y estrechamente ligada a nuestro actual estilo de vida.  Cabe reseñar diferentes problemas que se interrelacionan como los juanetes o hallux valgus, los dedos en garra, la metatarsalgia (dolor debajo de la almohadilla del pie) y la fascitis plantar (dolor en el talón), entre muchas otras.

Por su parte, el tobillo es una articulación muy sensible a sufrir traumatismos diversos al sostener la carga de nuestro peso en movimiento. Un alto porcentaje de lesiones de ligamentos en forma de esguinces progresan con el tiempo a un cuadro de dolor e inestabilidad permanente e invalidantes para el paciente.

Un comentario en “Lesiones de pie y tobillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *